El sector reclama un Plan de Apoyo de 8.500 millones de € en la línea de Europa para garantizar la supervivencia de la hostelería

Plan de Apoyo de 8.500 millones de €

 

 

HOSTELERÍA DE ESPAÑA, junto con Hostelería Madrid, la Asociación Madrileña de empresas de restauración (AMER) y Marcas de Restauración, en representación de las asociaciones de hostelería de las 17 CCAA, han registrado esta mañana un escrito dirigido al Presidente del Gobierno, a la Vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, y a la Ministra de Industria, Comercio y Turismo, con el objetivo de solicitar un plan de apoyo con medidas reales que permitan la supervivencia de los empleos y las empresas de la Hostelería del país.

El acto de entrega fue realizado por representantes de los Comités Ejecutivos las tres asociaciones y reivindicaba propuestas de carácter nacional. El Delegado de Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, ha recibido a los representantes del sector y ha considerado justas las reivindicaciones por ser uno de los sectores más perjudicados por la pandemia. Además de mostrar su apoyo, se ha comprometido a promover una mesa Interministerial.

Además, de manera simultánea, se realizaron actos similares en otras ciudades del país sobre todo en aquellos lugares donde las medidas restrictivas están siendo más dañinas con el sector hostelero.

Los datos que arroja la crisis provocada por la pandemia han supuesto, hasta el mes de octubre, el cierre 65.000 negocios hosteleros, la pérdida de 350.000 puestos de trabajo y la facturación ya ha caído más del 50% respecto a 2019.
La extensión en el tiempo de la pandemia y el debilitamiento de las empresas hace que las medidas habilitadas, como los ERTES y préstamos ICO ya no sean suficientes, y se cifre en 8.500 millones de euros el presupuesto necesario para generar ayudas directas al sector.

Por eso, en el escrito enviado al gobierno, el sector hostelero reclama una coordinación con las Comunidades Autónomas, y la administración local para la aplicación de medidas económicas paliativas de los efectos económicos de la pandemia y de la declaración del estado de alarma. Dicha coordinación deberá ejercerse al más alto nivel, con vinculación directa con el Consejo Interterritorial, tal como anunció la Ministra de Turismo el pasado 28 de octubre en la gala de los Premios Nacionales de Hostelería.

El Presidente de Hostelería de España, José Luis Yzuel, explica que “existen otros modelos posibles, como la apuesta por planes y fondos con ayudas económicas directas y a fondo perdido, que ayudan a sobrevivir a sus industrias de hostelería y turismo, que están aplicando otros países de Europa como Francia o Alemania. O, sin ir más lejos, en España estamos viendo en sitios como Baleares o Madrid, que funcionan modelos que compatibilizan la contención de la pandemia con el desarrollo de las actividades económicas de nuestro sector”.
Concretamente, las propuestas presentadas por la hostelería son:

Aplicación de ayudas directas, a fondo perdido, para la supervivencia de las empresas y los autónomos durante los periodos de estado de alarma/pandemia.

También se añaden:

Además de todas estas medidas se proponen otras acciones relacionadas con la reactivación de la demanda como el compromiso de bajar impuestos al consumo (IVA al 5%) no subir impuestos directos o indirectos que lastren la capacidad de reactivación y la competitividad internacional de nuestra industria, e invertir recursos en bonos y ayudas directos a familias y empresas, aplicables al consumo directo en hostelería (bares, restaurantes, hoteles…) que promuevan el consumo y la actividad económica para el sector.

Los datos muestran que el sector hostelero y la actividad turística son elementos centrales y motores de la actividad económica, el empleo y la identidad de Europa. Con anterioridad a la crisis, el sector de la hostelería estaba compuesto por cerca de 316.000 establecimientos, entre restaurantes, cafeterías, bares, locales de ocio nocturno y alojamientos turísticos, que en conjunto empleaban a 1,7 millones de trabajadores y trabajadoras, y tenía una facturación superior a los 123.612 millones de euros, lo que generaba una aportación del 6,2% a la economía española. Un sector en el que el 99,3% de las empresas tienen menos de 50 trabajadores y del que depende una importantísima cadena de valor, desde el mar, el campo, la industria agroalimentaria, los servicios financieros, de seguros, reformas, etc.

Por todo esto, “es necesario un plan estructural y valiente que revierta la tendencia a la que nos dirigimos”, añade Yzuel. El 31 de diciembre, si no se toman medidas de apoyo necesarias para el sector, esta crisis podría suponer el cierre de un tercio de los establecimientos, hasta 100.000, y la pérdida de entre 900.000 y 1,1 millones de puestos de trabajo, entre directos e indirectos, según las previsiones en el peor de los escenarios.

Plan de Apoyo de 8.500 millones de €